Como superar el miedo psicológico

 

Evita a quienes te causen miedo. 

Debes evitar a las personas que regularmente presionen tus botones y te pongan en modo de lucha o huida hasta que aprendas mecanismos de defensa más fuertes. En algunos casos, tendrás que evitarlas por un largo tiempo. De todos modos, no sería realista eludir a todas las personas que te causen miedo, especialmente si incluyen a tu jefe o a algún familiar, así que pon en práctica respuestas evasivas cuando estas empiecen a crear situaciones de temor y retírate con rapidez y educación de su área de influencia. No expliques tu comportamiento, solo di una excusa para poder irte.

  • Equilibra tus causas de miedo con personas de apoyo emocional. Por cada persona que te ocasione temor, encuentra una persona conocida que te calme y te regenere emocionalmente, con la que puedas contar y con la que te puedas relajar. Las personas que saben escuchar, curar y calmar, y que tienen buen humor son generalmente un antídoto excelente contra las personalidades más desagradables y sombrías que encuentres. Este no es el momento de encontrar el lado bueno de la persona que es la causa de tu temor; primero ocúpate en calmarte y recuperarte.
  • Utiliza tus ojos, no tu corazón. Observa a las personas para juzgar sus intenciones y comportamientos reales. Si aprendes a interpretar el lenguaje corporal, sabrás que el cuerpo contradice una gran parte de lo que las personas dicen. Esto te proporcionará una mejor perspectiva de sus motivaciones reales e incluso de sus propios temores.

Toma pequeños recesos para calmarte. 

Si eres muy sensible y sueles abrumarte con lo que ves, lo que oyes y lo que pasa a tu alrededor hasta que todo se acumula en un punto culminante de miedo, esfuérzate por tomar recesos regulares con el fin de restaurar la sensación de paz interior.[8] Siéntate afuera por un tiempo, sal a caminar, realiza una meditación corta, etc. De esta forma, cabe esperar que puedas aliviar esa acumulación de miedo que puede desencadenarse con cualquier acontecimiento en el día que te moleste.

Utiliza una técnica de relajación progresiva.

 La técnica que se sugiere a continuación se puede llevar a cabo en un lugar silencioso de tu oficina, tu casa, el comedor, el parque o en cualquier espacio al que puedas escapar cuando sientas que el miedo crece.

  • Adopta una posición cómoda, sentado o echado, y aspira profundamente algunas veces dejando sin fuerzas a tu cuerpo en la medida de lo posible.
  • Cuando estés listo, empieza por poner tensos los músculos de las puntas de tus pies, tenlos así y cuenta hasta diez. Luego, relájalos.
  • Disfruta el alivio de que se evapore la tensión.
  • Haz lo mismo flexionando los músculos de tus pies y pasa lentamente por todo tu cuerpo: pantorrillas, piernas, estómago, espalda, cuello, quijada, rostro. Contrae y relaja cada zona.

Usa la biología para calmarte. 

Para eliminar tu miedo y extinguir tu reacción de lucha o huida, tendrás que entrenar a tu cerebro a enviar químicos para contrarrestarlos. De lo contrario, el miedo y sus hormonas seguirán volviéndote loco. En cambio, con la ayuda de las reacciones biológicas de calma es más fácil encontrar la valentía. Muchas de las técnicas descritas a continuación tienen por objeto brindar un método con el que puedas tranquilizar tu sistema, alentando a las endorfinas a vencer al cortisol y a otros químicos tóxicos que introduce el miedo; todo esto con el fin de calmar tus reacciones normales frente al temor.

Top