Se jubila el príncipe Felipe, esposo de la reina Isabel II

Londres, Inglaterra.- El esposo de la reina Isabel II, Felipe Duque de Edimburgo se retiró ayer de sus deberes oficiales en un acto con la Royal Marine, la marina británica, en el Palacio de Buckingham.

El duque, quien el pasado 10 de junio cumplió 96 años de edad, goza de buena salud, a pesar de que fue hospitalizado en tres ocasiones en los últimos años.

Se casó con Isabel en la Abadía de Westminster en 1947 y la pareja celebrará su 70 aniversario de boda en noviembre.

Ha estado junto a la reina durante sus 65 años en el trono y ella lo ha descrito como "mi fortaleza y mi sostén".

“Ha sido, simplemente, mi fortaleza y mi sostén todos estos años", dijo Isabel en un poco habitual homenaje personal a Felipe en un discurso con ocasión de su 50 aniversario de boda en 1997.

Un ‘loquillo’

El príncipe es conocido por su irreverente sentido del humor, que ha sido ampliamente comentado en la prensa británica.

Durante una visita a China en 1986, al reunirse con estudiantes británicos les comentó: “si se quedan más tiempo se les van a hacer los ojos chinos”.

En otra ocasión, un reportero le preguntó: “¿se encuentra bien?” a lo que el duque respondió sin mirarlo ni detenerse “¿Qué, me veo enfermo?”.

Pero, quizá una de las anécdotas más vergonzosas fue cuando en un viaje a Kenia en 1984 recibió un regalo de una mujer africana y le dijo: “¿Eres mujer verdad?”.

En 2001 le dijo a un niño de 13 años “estás muy gordo para ser astronauta”.

Unas horas antes de que se anunciara su retiro oficial, el pasado 4 de mayo, el príncipe develó una placa en el estadio de cricket ‘Lord’s Cricket Ground’.

Están a punto de ver “al más experimentado develador de placas del mundo”, bromeó el duque de Edimburgo, quien al casarse con la heredera al trono británico en 1947 dejó su exitosa carrera militar.

Desde que se convirtió en el príncipe consorte, el duque camina un paso detrás de la monarca tal y como dicta el protocolo oficial, y en los últimos años se apoya de un bastón para caminar.

Tras su retiro de la vida pública, en algunas ocasiones acompañará a la reina en algunos actos oficiales que seleccionará cuidadosamente, anunció la Casa Real.

El príncipe Felipe ha cumplido con 22 mil 219 compromisos individuales, 637 visitas oficiales en el extranjero y 5 mil 496 discursos desde 1952, el año en que la monarca recibió el trono, según las estadísticas compiladas por la Casa Real británica.

El duque es presidente, patrón o miembro de 780 organizaciones caritativas que seguirá apoyando en el futuro, pero no jugará el mismo papel activo de las décadas pasadas y pasará la estafeta a miembros más jóvenes de la familia real.

El Palacio de Buckingham ha dicho que Felipe podría decidir acompañar a Isabel en ciertos eventos en el futuro.

Top